Latin America
es

Testimonios

Javier era un niño como cualquier otro y yo nunca imaginé que él no podía escuchar.

Pero cuando Javier ya estaba por cumplir los 2 años de edad aun no hablaba y todo me lo pedía con señas o me llevaba de la mano hasta donde estaba lo que el necesitaba. Yese día yo creí que mi hijo padecía de autismo ya que no hablaba.Entonces empezamos este duro caminho asta asegurarnos que Javier NO tenía autismo lo que tenía era hipoacusia. Dios puso en mi camino a personas maravillosas que me ayudaron y me orientaron para finalmente conseguirmos un IMPLANTE COCLEAR para mi pequeño. Fue el día más feliz de mi vida y no podía creerlo. El día se su activación todo salió perfecto. El escuchó por primera vez y se sorprendió! Fue la experiencia más hermosa que jamás olvidaré y que no había experimentado durante los últimos años. Todos los días el descubre algo nuevo y empieza a pronunciar palabras. Ya reconoce mi voz y no hay nada que me haga tan feliz!

Gracias al implante coclear mi vida cambió pues mi hijo puede escuchar y eso no tiene precio. Muchas veces por falta de información, por miedo o porque hay personas negativas, le niegas a tu hijo esta maravillosa oportunidad de ESCUCHAR. No tengas miedo, el implante coclear es algo increíble y es lo mejor que le puedes ofrecer a tu hijo.

- Carmelita Gutierrez, madre de Javier, usuário Nepune unilateral