Latin America
es

Testimonios

Sin duda, puedo pensar que la vida de mi hijo y mía si él fuera oyente sería muy buena, llena de amor y todas esas cosas… 

También sé que pudo ser buena si él fuese un niño sordo (sin prótesis auditivas); Pero creo que el hecho de que mi hijo es un NIÑO SORDO CON UN IMPLANTE COCLEAR definitivamente ha sido excelente y maravillosa… ahora sí puedo decir  “es lo mejor que me pudo pasar”, ¿Por qué?. 

Por la siguiente razón, a mi hijo le colocaron su implante coclear a la edad de un año y 10 meses y se activó al año y 11 meses, soy una mamá muy platicona, mi familia es muy comunicativa y alegre, por lo que pronto Gustavo  pronto comenzó a balbucear, hasta decir su primera palabra: “pan”, la mejor de todas, por encima de la palabra “mamá”,  su primera palabra y como pudo no decir ninguna, lo celebramos en grande!!!

- Sandy Veras, madre de Gustavo Veras, usuário Naída CI